martes, 7 de julio de 2015

Hoy quiero hablaros de dos de los estilos de decoración que más me gustan y que a mi manera de entender, están íntimamente relacionados entre sí. Estos van adquiriendo cada vez más relevancia y se van imponiendo a los estilos clásicos de siempre, de sobra conocidos por todos.




En el interiorismo minimalista prevalece la pureza y amplitud de los espacios. El uso del color es muy importante, ya que este estilo requiere de una monocromía absoluta en suelos, techos y paredes,(aquí el contraste entre blanco y negro acompañado de grises es el rey), complementándose con los muebles.







Aunque cabe decir que, el minimalismo se puede crear perfectamente con cualquier tonalidad  siguiendo siempre la máxima de "menos es mas".




En este salon con tonos nude los verdes de los ornamentos son los que le aportan el tono de color que necesita.


El estilo de interiorismo minimalista también es el preferido por muchos empresarios al  decorar sus negocios, ya que el cliente percibe una sensación de serenidad que hace que disfrute del espacio.




El otro estilo que me encanta y voy siguiendo desde hace años es el interiorismo zen, a parte de que soy una gran fan de esta filosofía, me parece ideal poder aplicarla a la decoración.


El interiorismo zen se basa al igual que el minimalista en la monocromía de los colores, aunque en este caso los principales son los blancos y los neutros, utilizando toques leves de color aplicados en elementos decorativos.






Los materiales favoritos son los que prácticamente no han sido industrializados como la madera natural y la piedra (esta es la preferida en baños y cocinas, sustituyendo a la cerámica).

La luz en el interiorismo zen debe ser difusa y salvo si se utilizan velas, esta debe pasar desapercibida para lograr una atmósfera de intimidad y relax.
  

Con cualquiera de los dos estilos puedes cambiar por completo la armonía y serenidad de tu hogar tanto dentro como fuera, ya que son muy apropiados también para la decoración de nuestras terrazas y jardines.


Si quieres puedes empezar por pequeños cambios, como la iluminación, la eliminación del exceso de elementos decorativos, aportando más verde a las zonas principales de la casa,etc...



Pero si ya llevas tiempo pensando en hacer una reforma integral a la casano lo dudes ponte en manos de empresas de reformas especializadas. Ellos te ayudaran y acertarán con cualquier estilo que elijas.