lunes, 3 de agosto de 2015

Hoy voy a hablaros del estilo Ibicenco en la decoración.

A mí personalmente me apasiona, sobre todo en verano, es un estilo muy fresco, funcional y sin demasiados contrastes en cuanto a color y tejidos.

En las casas típicas ibicencas, el blanco es el rey, contrastando con azules, verdes, granates, etc.... Aunque si lo piensas bien, cualquier tono que te guste es ideal, ya que contrastándolo con el blanco cualquier color puede destacar.




Empezando por el exterior que también debe de ser blanco, podemos crear increíbles cenadores de verano o simplemente zonas de estar bajo pérgolas que en su mayoría se crean con frondosas trepaderas, desde las buganvillas, parras de uva, finas cañas, etc...cualquiera de ellas transmite sensación de frescor y bienestar.











En cuanto al interior, los elementos decorativos elegidos suelen ser de madera, barro y fibras naturales para los tejidos, predominando el lino y el algodón.







 Como podéis observar aquí el azul es el color predominante.









Los baños también se caracterizan por su sencillez y simplicidad.



La sencillez de las cocinas en ocasiones nos recuerda a las cocinas de nuestras abuelas por su gran simplicidad.



A ver si con estos pequeños consejos os animáis.