jueves, 9 de junio de 2016


Otra de las preocupaciones en interiorismo con la llegada del buen tiempo es la decoración de la chimenea. Como no se va a utilizar en estos meses y tampoco queremos que nos transmita esa sensación de sobriedad cuando no está el fuego encendido, he estado averiguando distintas maneras de arreglarla para que resulte más agradable a la vista y que se pueda integrar en la decoración.





Aquí os muestro una idea original. Recorta un tablero con las dimensiones del hueco de tu chimenea, píntalo de negro y pega sobre él pequeños trozos de troncos.

El efecto visual es que tenemos la chimenea llena de troncos bien proporcionados en cuanto a dimensión y tamaño, ofreciendonos un resultado mucho más limpio.



La verdad, es que las chimeneas blancas son las que mejor se integran en la decoración veraniega, ya que es un fondo ideal para adaptar los complementos decorativos y colores.







Improvisar una pequeña estantería no es mala idea, es una forma de sacarle partido a ese pequeño espacio.



Otra opción es desviar la atención a través del entorno decorativo, es decir, si os fijáis, entre la alfombra y las cortinas de dibujos geométricos, lo que observamos a primera vista son precisamente  esos estampados y no la propia chimenea. Además, colocando estratégicamente la silla y las flores, pasa perfectamente desapercibida.





¿Has pensado en escoger unas bonitas puertas para chimeneas Hot Fire Door?. A veces o casi siempre, menos es más. Puedes escogerlas según tus gustos y el resultado es práctico y elegante al mismo tiempo.





Estudia el estilo que te gusta junto con el diseño del salon.

Espero que con todas estas ideas tengáis suficiente para poder diseñar vuestra "chimenea de verano".

Disfrutad.........