lunes, 30 de enero de 2017

¿Y si tenéis la suerte de poseer una cabañita o refugio donde pasar los fines de semana?



Está claro que según las dimensiones se podrán distribuir los espacios de una forma u otra.





La imaginación juega un papel muy importante. Hay que aprovechar bien los muebles auxiliares. Esta mesa de centro formada por tres troncos, puede ser desmontada en cualquier momento y distribuir cada uno de ellos a tu gusto.



La luz tiene que estar bien aprovechada, así como la elección de los tonos y tejidos que vamos a utilizar.



El cabecero se funde con las vistas que nos ofrece la ventana sobre la cama, debe de ser un placer dormirse viendo las estrellas.


Las literas en estos casos son muy recurrentes para la habitación de los niños.


Las cocinas bien aprovechadas pueden resultar coquetas y con un punto chic.





Podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación en cualquier estancia de la casa. 




El porche es una prolongación del interior, en esta zona disfrutamos las horas más cálidas del día.